Embarazo tardío

 

El Embarazo tardío y las edades.

Tradicionalmente se hablaba de embarazo tardío o madre añosa cuando la futura madre tenía más de 35 años al inicio de la gestación.

Pero ahora que se tienen los hijos más tarde (y la medicina permite que el embarazo transcurra con normalidad aunque la madre no sea joven), las Ginecólogas no se ponen de acuerdo sobre cuándo puede hablarse de maternidad tardía. Mientras que unos especialistas consideran que es a partir de los 35 años, otros sostienen que es cumplidos los 40.

Desde un punto de vista fisiológico, el mejor momento y la mejor edad para tener un bebé es entre los 20 y los 30 años. Los Ginecólogos en Guadalajara están d acuerdo en que esta etapa de la juventud es la más fértil y la que suele presentar menos complicaciones para afrontar la gestación. Pero, debido a muchas y variadas razones económicas y sociales, las mujeres no pueden atender esta consideración.

Muchas mujeres no pueden optar por tener un bebé antes de los 30 años debido a una falta de oportunidades para independizarse de sus padres, a dificultades para encontrar la pareja ideal o un trabajo estable. Debido a estas circunstancias, la mujer acaba por tener su primer bebé a partir de los 30 o 35 años de edad, a pesar de los riesgos que eso puede suponer para su salud durante el embarazo y el parto, y la de su bebé.

Riesgos

– Después de los 35 años se incrementa la probabilidad de anomalías genéticas, sobre todo de síndrome de Down.

– Aumenta el porcentaje de abortos.

– La madre es más propensa a sufrir hipertensión, diabetes y problemas cardiovasculares.

– También es más alta la posibilidad de embarazo múltiple.

Prevención

– Tomar ácido fólico antes y durante la gestación para evitar la espina bífida y otras malformaciones del tubo neurológico.

– Someterse a un control médico preconcepcional, que permitirá evaluar el estado de salud de la futura madre.

– Mantener unos hábitos sanos: nada de alcohol, tabaco ni fármacos sin prescripción médica.

– Realizar las pruebas oportunas para detectar posibles anomalías genéticas, e informarse bien en caso de que las hubiera.

–  Asistir periódicamente a su control prenatal con su Ginecóloga(o).

Embarazo tardío

 

El Embarazo tardío y las edades.

Tradicionalmente se hablaba de embarazo tardío o madre añosa cuando la futura madre tenía más de 35 años al inicio de la gestación.

Pero ahora que se tienen los hijos más tarde (y la medicina permite que el embarazo transcurra con normalidad aunque la madre no sea joven), las Ginecólogas no se ponen de acuerdo sobre cuándo puede hablarse de maternidad tardía. Mientras que unos especialistas consideran que es a partir de los 35 años, otros sostienen que es cumplidos los 40.

Desde un punto de vista fisiológico, el mejor momento y la mejor edad para tener un bebé es entre los 20 y los 30 años. Los Ginecólogos en Guadalajara están d acuerdo en que esta etapa de la juventud es la más fértil y la que suele presentar menos complicaciones para afrontar la gestación. Pero, debido a muchas y variadas razones económicas y sociales, las mujeres no pueden atender esta consideración.

Muchas mujeres no pueden optar por tener un bebé antes de los 30 años debido a una falta de oportunidades para independizarse de sus padres, a dificultades para encontrar la pareja ideal o un trabajo estable. Debido a estas circunstancias, la mujer acaba por tener su primer bebé a partir de los 30 o 35 años de edad, a pesar de los riesgos que eso puede suponer para su salud durante el embarazo y el parto, y la de su bebé.

Riesgos

– Después de los 35 años se incrementa la probabilidad de anomalías genéticas, sobre todo de síndrome de Down.

– Aumenta el porcentaje de abortos.

– La madre es más propensa a sufrir hipertensión, diabetes y problemas cardiovasculares.

– También es más alta la posibilidad de embarazo múltiple.

Prevención

– Tomar ácido fólico antes y durante la gestación para evitar la espina bífida y otras malformaciones del tubo neurológico.

– Someterse a un control médico preconcepcional, que permitirá evaluar el estado de salud de la futura madre.

– Mantener unos hábitos sanos: nada de alcohol, tabaco ni fármacos sin prescripción médica.

– Realizar las pruebas oportunas para detectar posibles anomalías genéticas, e informarse bien en caso de que las hubiera.

–  Asistir periódicamente a su control prenatal con su Ginecóloga(o).

Embarazo Múltiple

 

El Embarazo múltiple

Es la gestación simultánea de dos o más hijos. El embarazo múltiple más frecuente es el llamado dicigótico o bivitelino, que se produce cuando dos óvulos son fecundados por dos espermatozoides. En este caso, cada feto se desarrolla en su propia bolsa y dispone de su propia placenta. Las características genéticas de los futuros bebés no son idénticas, por lo tanto, pueden no tener el mismo sexo y no parecerse entre sí.

Estos embarazos se producen espontáneamente, sobre todo cuando la pareja se somete a un tratamiento de fertilidad (hecho que ha causado un aumento espectacular del número de embarazos múltiples en los últimos años). El embarazo monocigótico o univitelino se da cuando un óvulo fecundado se divide en dos. Los fetos comparten la placenta (si bien cada uno puede tener su propia bolsa amniótica) y tienen los mismos rasgos genéticos. Son idénticos.

Diagnóstico

Se puede detectar mediante la ecografía que se realiza en el primer trimestre de gestación. Algunos signos, como el crecimiento acelerado del útero, su tamaño más grande de lo normal, haber realizado un tratamiento de fertilidad…, también hacen pensar que la mujer puede estar esperando más de un hijo.

Riesgos

El embarazo múltiple se puede considerar especial, pero no problemática, aunque exige una vigilancia más intensiva. El riesgo de aborto es mayor que cuando sólo hay un bebé. Hay gestaciones en las que uno de los dos embriones (el más débil) es eliminado por el organismo durante las primeras semanas, una pérdida que puede pasar inadvertida para la madre, pues la gestación del otro feto sigue con normalidad. La mujer nota antes y con más intensidad las típicas molestias del embarazo y tiene más riesgo de sufrir diabetes, anemia, hipertensión o edemas. Los fetos tienen más probabilidades de sufrir alteraciones en el funcionamiento de la placenta o crecimiento intrauterino retardado.

Cuidados

La embarazada ha de tener unos cuidados especiales y un control de embarazo escrupuloso para alargar todo lo posible la gestación y evitar trastornos y complicaciones.

Es primordial descansar mucho, tanto de día como de noche (conviene tumbarse de lado, a ser posible, sobre el lado izquierdo). En algunos casos, su Ginecóloga(o) incluso recomienda reposo en los últimos meses. Los viajes y otras actividades que pudieran estresar o fatigar a la madre están prohibidos en esta etapa. No conviene practicar deportes desde el segundo trimestre (aunque es muy efectivo realizar un programa de ejercicios de relajación que favorecen el flujo de sangre y oxígeno que llega a los fetos o yoga prenatal), y se deben evitar las relaciones sexuales a lo largo del tercer trimestre.

En cuanto a la dieta, es beneficioso que la futura mamá aumente moderadamente la cantidad de calorías (unas 300 adicionales cada día), y tenga una alimentación variada y equilibrada. Además, suele necesitar una aportación complementaria de hierro, yodo y ácido fólico para hacer frente al requerimiento de los fetos.

Los síntomas y trastornos característicos del embarazo (náuseas, vómitos, digestiones pesadas, dificultad respiratoria, lumbalgias, ciáticas, estrías…) también son más agudos cuando se espera más de un bebé.

En cuanto al parto, muchas mujeres dan a luz a sus hijos sin cesárea. Su Ginecólogo en Guadalajara evalúa en cada caso si el parto vaginal es posible tras sopesar los antecedentes obstétricos de la madre, la posición de los fetos, etc.

Yoga Prenatal

Yoga Prenatal: Alivio natural para los dolores de parto mediante la respiración.

Uno de los mayores temores de una madre es el proceso de parto, las contracciones, el dolor y la preocupación sobre el bienestar del bebé. Sin embargo, hay ciertas estrategias que usted puede llevar a cabo para encontrar una sensación de paz durante el proceso de parto, de forma tal que pueda lidiar con los dolores.

¿Qué técnicas pueden aplicarse en el proceso de parto?

Respirar profundo

La respiración es una herramienta poderosa de la meditación, ideal para hacer frente a los altibajos del embarazo y a las situaciones de estrés. Para perfeccionarla, es recomendable que trate de hacerla al menos 5 minutos durante todos los días, de tal modo que usted haga de esta técnica un ritual y pueda dominarla poco a poco.

Para practicar, debe colocarse en una posición cómoda e inhalar y exhalar profundamente. Hágalo durante al menos 5 minutos, realizando una pausa después de inhalar y exhalar. Recuerde que en el momento del parto es importante que la exhalación sea más prolongada que la inhalación, ya que favorecerá el alivio del dolor.

Mantras

Al practicar yoga prenatal, usted tendrá la posibilidad de conocer los mantras, los cuales son sílabas o grupos de sílabas sin un significado literal específico. Esta técnica parte del principio que los sonidos general vibraciones, las cuales generan energías. Por tanto, cuando hablamos de algo o creemos en algo, esto afectará nuestra consciencia, nuestro sistema nervioso y, por lo tanto, nuestro modo de ser.

Al practicar yoga prenatal, usted aprenderá a educar sus pensamientos para llenarse de energías positivas, lo cual es muy útil para sobrellevar los dolores de parto.

Visualización

Se cree que mediante las visualizaciones se puede disminuir la intensidad del dolor, por lo cual puede ser una gran herramienta para aliviar los dolores de parto de manera natural.

A través de esta técnica, cada dolor causado por las contracciones debe ser afrontado mediante una imagen visual, como una ola, el viento del océano, las flores movidas por la brisa en la pradera. El uso de la respiración profunda y la visualización usted podrá reducir los dolores de parto de manera natural debido a la relajación de los músculos, por lo que los Ginecólogos en Guadalajara lo recomiendan.

Yoga Prenatal

Yoga Prenatal: Alivio natural para los dolores de parto mediante la respiración.

Uno de los mayores temores de una madre es el proceso de parto, las contracciones, el dolor y la preocupación sobre el bienestar del bebé. Sin embargo, hay ciertas estrategias que usted puede llevar a cabo para encontrar una sensación de paz durante el proceso de parto, de forma tal que pueda lidiar con los dolores.

¿Qué técnicas pueden aplicarse en el proceso de parto?

Respirar profundo

La respiración es una herramienta poderosa de la meditación, ideal para hacer frente a los altibajos del embarazo y a las situaciones de estrés. Para perfeccionarla, es recomendable que trate de hacerla al menos 5 minutos durante todos los días, de tal modo que usted haga de esta técnica un ritual y pueda dominarla poco a poco.

Para practicar, debe colocarse en una posición cómoda e inhalar y exhalar profundamente. Hágalo durante al menos 5 minutos, realizando una pausa después de inhalar y exhalar. Recuerde que en el momento del parto es importante que la exhalación sea más prolongada que la inhalación, ya que favorecerá el alivio del dolor.

Mantras

Al practicar yoga prenatal, usted tendrá la posibilidad de conocer los mantras, los cuales son sílabas o grupos de sílabas sin un significado literal específico. Esta técnica parte del principio que los sonidos general vibraciones, las cuales generan energías. Por tanto, cuando hablamos de algo o creemos en algo, esto afectará nuestra consciencia, nuestro sistema nervioso y, por lo tanto, nuestro modo de ser.

Al practicar yoga prenatal, usted aprenderá a educar sus pensamientos para llenarse de energías positivas, lo cual es muy útil para sobrellevar los dolores de parto.

Visualización

Se cree que mediante las visualizaciones se puede disminuir la intensidad del dolor, por lo cual puede ser una gran herramienta para aliviar los dolores de parto de manera natural.

A través de esta técnica, cada dolor causado por las contracciones debe ser afrontado mediante una imagen visual, como una ola, el viento del océano, las flores movidas por la brisa en la pradera. El uso de la respiración profunda y la visualización usted podrá reducir los dolores de parto de manera natural debido a la relajación de los músculos, por lo que los Ginecólogos en Guadalajara lo recomiendan.