Método anticonceptivo DIU

Método anticonceptivo DIU

DIU  Método anticonceptivo DIU images 1
DIU

Método anticonceptivo DIU. A pesar de que sus actitudes, en su gran mayoría, son favorables hacia la anticoncepción de emergencia, pocas veces los médicos informan a sus pacientes acerca de este método o lo recetan.

De todos los médicos que respondieron a la encuesta que se realizo para este estudio, solamente el 11% indicaron que habían informado a todas sus pacientes sobre la existencia de este método. Aproximadamente el 43% dio información sobre la anticoncepción de emergencia sólo cuando sus pacientes lo solicitaron, y el 41% generalmente no informó al respecto a sus pacientes. Más de la mitad (61%) había recomendado el uso de anticonceptivos de emergencia, en su mayor parte métodos hormonales; menos del 1% mencionó el DIU.

Durante el último año, el 75% de estos médicos habían recetado el uso de anticonceptivos de emergencia para las mujeres que habían tenido relaciones sexuales sin protección, y el 61% lo hicieron para las mujeres que habían referido una rotura del condón. También se recetó la anticoncepción de emergencia en casos de violación (23%). A los médicos que habían recetado el uso de anticonceptivos de emergencia se les solicitó que indicarán la marca del anticonceptivo hormonal, la dosis y el tratamiento recomendado, así como el momento de tomar la primera dosis después de relaciones sexuales no protegidas. Solamente el 15% hizo una receta totalmente correcta con respecto al método de Yuzpe (Cuadro 3). Casi la mitad (43%) indicó el nombre correcto de una píldora, pero erró al indicar la dosis correcta y el momento de toma de la primera dosis. Aproximadamente un tercio (36%) indicó el nombre correcto y la dosis adecuada, pero contestó en forma incorrecta con respecto al momento de tomar la dosis inicial. La mayoría de los médicos respondieron en forma incorrecta que los anticonceptivos de emergencia deben ser suministrados dentro de un período de 24 horas a partir del momento del coito. Esta confusión puede deberse al uso común del término “la píldora de la mañana siguiente”, lo cual indica que este método debe ser tomado a la mañana siguiente de relaciones sexuales no protegidas. Apenas el 2% contestó en forma totalmente incorrecta, en tanto que el 4% no contestó a la pregunta o mencionó únicamente el DIU.

Para cualquier tipo de anticonceptivos, es recomendable que sea recetado por un ginecólogo.

método anticonceptivo DIU

La píldora del día siguiente

La píldora

La píldora anticonceptiva de emergencia, conocida también como la píldora del día siguiente, píldora del día después o píldora Postday, hace referencia a un grupo reducido de anticonceptivos de emergencia femeninos orales formado por los medicamentos acetato de ulipristal, mifepristona y levonorgestrel a los que podría unirse meloxicam. Estos medicamentos se utilizan para prevenir los embarazos no deseados, entre ellos los embarazos adolescentes, desde las primeras horas y hasta los 3 días (72 horas) después de haber tenido relaciones sexuales sin protección. La eficacia en la reducción del riesgo de un embarazo de la píldora del día siguiente es, según la OMS, del 52 al 94 %, siendo más eficaz cuanto antes se tome después de la relación sexual.

La píldora del día siguiente es un método anticonceptivo de los denominados de emergencia. No debe ser utilizado de modo habitual, sino solo cuándo fallan otros medios. Tiene un probado efecto sobre la ovulación, retrasándola, lo que evita el embarazo en un porcentaje variable de casos, según el momento en que se administre.

Aunque es un método reconocido como seguro para la mujer por muchos Ginecólogos en Guadalajara, la píldora del día después sigue despertando controversias entre los Ginecólogos por sus posibles riesgos y su discutido efecto antiimplantatorio, que es el que lleva a sus detractores a catalogarla como abortiva.

La píldora del día después (píldora postcoital) forma parte de los denominados anticonceptivos de emergencia o de urgencia. Está indicada para disminuir el riesgo de embarazo cuando ha habido una relación sexual con penetración y se ha producido un fallo en el anticonceptivo habitual, por ejemplo, la rotura o la retención del preservativo, el olvido de alguna píldora contraceptiva, o un mal uso de cualquier otro método.