Contagio del virus del papiloma humano

Contagio del virus del papiloma humano

Contagio del virus del papiloma humano contagio del virus del papiloma humano Contagio del virus del papiloma humano images 8
Contagio del virus del papiloma humano

El cáncer de cérvix constituye una forma de neoplasia relacionada con una de las infecciones más frecuentes del mundo como lo es el contagio del virus del papiloma humano (VPH); existe evidencia que demuestra que este actúa como agente etiológico en el cáncer cervicouterino; debido a que está relacionado con el 99 % de todos los casos.

El VPH afecta piel y zonas mucosas del cuerpo y existen más de 120 genotipos, de los cuales 40 se vinculan con la infección del tracto genital (contagio del virus del papiloma humano)  mediante
transmisión por contacto sexual.

Actualmente, hay 310 millones de mujeres infectadas con VPH; de estas, 56 millones han desarrollado algún tipo de cáncer de cuello de útero. Cada año se registran alrededor de 500 000 casos nuevos de cáncer cervicouterino, y aproximadamente 250 000 muertes en todo el mundo por esta causa.

Anualmente, en la región de las Américas se notifican aproximadamente 92 136 casos de cáncer cervicouterino y 37 640 defunciones. En Venezuela, en el año 2006 fue la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer, con 2.141
casos que representó el 4,56 % del total de muertes femeninas ocurridas ese año. La carga de enfermedad cervicouterina atribuible al contagio del virus del papiloma humano no se limita al cáncer, sino que incluye una
proporción incluso mayor de lesiones cervicouterinas
premalignas.

Entre las condiciones que favorecen la aparición del contagio del virus del papiloma humano están:

La sexarquia temprana (inicio de la actividad sexual antes de los 18 años) y
la promiscuidad de cualquiera de los integrantes de una pareja sexual, definiéndose esta como 2 parejas sexuales en menos de 6 meses. Esta afección no solo está vinculada con la población adolescente, sino también con la adulta, porque este virus presenta alta afinidad por el epitelio cilíndrico del endocérvix, además, a lo largo del ciclo menstrual y de la vida de la mujer se suscitan cambios por acción hormonal, tanto la metaplasia durante la adolescencia como los sucesos en los períodos menopáusico y posmenopáusico, siendo estas edades un momento adecuado para el
debut o la recidiva del virus.

Es importante, agendar chequeos regulares con un ginecólogo en Guadalajara para poder asegurarnos que no hay presencia de contagio del virus del papiloma humano.