Ciática

ciatica en el embarazo

El dolor de la Ciática durante el embarazo

La ciática durante el embarazo es una dolencia que se manifiesta con frecuencia en la parte baja de la espalda, en un lado, y afecta hasta la mitad del glúteo. Cuando la ciática es bastante leve, el dolor está localizado. En las formas más importantes, en cambio, el dolor se irradia a lo largo de la pierna y llega a afectar la corva de la rodilla e incluso al talón y el pie. De hecho, éste es el recorrido del nervio ciático, que parte de la región lumbar y se extiende a las piernas.

En qué consiste

– La ciática se advierte en la pierna que se utiliza más: en la pierna derecha, en el caso de las diestras, y en la izquierda, en las zurdas. El nervio ciático permanece “atrapado” por la musculatura de la pelvis, que, durante el embarazo, tiene más tendencia a sufrir contracturas.

– El trastorno es más frecuente en la segunda mitad del embarazo, cuando el peso y el tamaño del útero aumenta y la mamá tiende a impulsar la pelvis hacia delante, para mantener mejor el equilibrio, adoptando posturas que no siempre son correctas.

– Hay mujeres más expuestas que otras: las que ya han sufrido el trastorno en un embarazo anterior, o bien las que tienen algún defecto en la columna vertebral, por ejemplo, escoliosis.

Cómo evitar que vuelva a manifestarse

– Puede ser útil practicar ejercicios que hagan trabajar a la pelvis. En concreto, en el embarazo, están indicados el stretching, la natación y el yoga prenatal. Estas prácticas resultan muy útiles, entre otras cosas, para aliviar el dolor de piernas en el embarazo.

– En la vida diaria, tanto en casa como en el trabajo, conviene evitar la posición sentada y “encajada” (por ejemplo, en un sillón), así como las posiciones fijas (como estar muchas horas delante del ordenador) o el uso de taburetes. Cuando la futura mamá se siente, es mejor que no cruce las piernas. De noche, es preferible dormir sobre un colchón rígido.

– Hay que prestar una especial atención a la elección del calzado: deben evitarse los zapatos de tacón alto o muy bajo (bailarinas y chanclas), que obligan a la columna vertebral a adoptar posturas demasiado desequilibradas. En cambio, hay que favorecer el uso de zapatos con un tacón medio-bajo (3-5 cm), que se adaptan a la curvatura fisiológica de la espalda.

 Masajes y tratamientos para aliviar el dolor

– ¿Y si el dolor ya está presente? Los Ginecólogos en Guadalajara recomiendan determinadas técnicas, como la osteopatía o el shiatsu, o bien con masajes específicos realizados con aceite de hipérico o de enebro. Asimismo, un baño caliente o la aplicación de calor local pueden calmar el dolor. De este modo, el músculo se relaja y comprime menos el nervio.

– Si el dolor es muy fuerte, se pueden tomar complementos a base de vitaminas del grupo B, que refuerzan los nervios, o bien a base de magnesio, de acción miorrelajante. En los casos más agudos, se puede recurrir a un antiinflamatorio, pero sólo bajo prescripción médica.

– Por último, una buena noticia: después del parto, una vez eliminada la compresión del nervio debida al peso de la barriga, la ciática desaparece en poco tiempo de forma espontánea.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *