Náuseas durante el embarazo

Una de cada dos mujeres embarazadas tiene que luchar contra las náuseas durante el embarazo. Con frecuencia, vienen acompañadas de vómitos. El malestar suele aparecer en la semana 5 de embarazo y se prolonga hasta la novena semana. Posteriormente pueden aparecer sobre la semana 16 otra vez. Es poco común que las gestantes sufran náuseas y vómitos durante todo el embarazo. Aún menos frecuente es que los síntomas sean tan graves que precisen un tratamiento específico.

 

Las náuseas en el embarazo son erróneamente llamadas náuseas matutinas. Si bien es cierto que, en muchas de las embarazadas afectadas, las náuseas se presentan por las mañanas, esto no tiene por qué ser así de forma general. Las náuseas típicas del embarazo (también émesis gravídica) están limitadas al primer trimestre, pero durante este periodo pueden presentarse en cualquier momento del día. En la mayoría de los casos, la mujer embarazada no siente los síntomas hasta el mismo instante en el que se manifiestan las náuseas o los vómitos. Es decir, una mujer embarazada no se siente mal durante el resto del día, sino sólo a horas fijas que se repiten (casi) todos los días pero, por lo general, no duran mucho tiempo.

Los trastornos en el ajuste hormonal parecen ser la causa principal de las náuseas en el embarazo. Durante el primer trimestre de embarazo, el organismo de una mujer experimenta muchos cambios y procesos con el objetivo de que el óvulo fecundado se pueda implantar y el embrión tenga un abastecimiento adecuado de oxígeno y nutrientes. La concentración de las diferentes hormonas en el cuerpo de la mujer varían. De hecho, la hormona HCG (gonadotropina coriónica humana) sólo se encuentra activa durante el embarazo. El cuerpo se tiene que ajustar a estos cambios y reacciona con algunos síntomas típicos del embarazo, como, por ejemplo, las náuseas y los vómitos.

Además de los cambios hormonales, se cree que hay otras causas que provocan las náuseas en el embarazo como, por ejemplo, ciertas deficiencias alimenticias debidas a una mala nutrición. El estrés debido a la tensión puede aumentar las náuseas durante el embarazo.

Las mujeres rara vez tienen que lidiar durante todo el embarazo con las náuseas y los vómitos. Además, tampoco suelen llegar a presentarse de forma particularmente grave y duradera. Si los vómitos son muy abundantes (hiperémesis gravídica) los Ginecólogos en Guadalajara recomiendan ser tratados en el hospital. Y, si es necesario, se le suministren líquidos y nutrientes de forma intravenosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

%d bloggers like this: