Píldoras anticonceptivas de emergencia

Píldoras anticonceptivas de emergencia

Píldoras anticonceptivas de emergencia píldoras anticonceptivas de emergencia Píldoras anticonceptivas de emergencia descarga 300x168
Píldoras anticonceptivas de emergencia

Sabías que sólo el 33% de los doctores están al tanto de todos los anticonceptivos orales que se recomiendan para la anticoncepción de emergencia, en otras palabras de las píldoras anticonceptivas de emergencia, y sólo 47% está al tanto de los efectos secundarios más comunes de las píldoras anticonceptivas de emergencia.

Los anticonceptivos de emergencia son métodos que la mujer puede utilizar para prevenir un embarazo no deseado después de tener relaciones sexuales. Varios métodos anticonceptivos de emergencia son seguros y eficaces, inclusive los anticonceptivos hormonales combinados tomados en una dosis más elevada que la que se usa regularmente para la anticoncepción (el método de Yuzpe*) y la inserción de un DIU de cobre.

Otro método hormonal anticonceptivo de emergencia, el régimen de levonogestrel solo, ha sido ampliamente probado, con excelentes resultados. Además de prevenir el embarazo, la anticoncepción de
emergencia puede servir como un vínculo con el sistema de salud y como una forma para obtener un método anticonceptivo continuo para las mujeres que no practican la anticoncepción.

La organización Mundial de la Salud recomienda que los servicios de salud reproductiva ofrezcan anticoncepción de emergencia como parte de sus servicios regulares.

En el Brasil, donde el 26% de los nacimientos registrados a principios de los 90 eran no planeados y el 22% eran no deseados,5 la anticoncepción de emergencia podría desempeñar un importante papel para evitar los embarazos atribuidos a las fallas de los anticonceptivos, al no uso de los mismos, a la falta de conocimiento o acceso a métodos anticonceptivos o al sexo forzado.

Píldoras anticonceptivas de emergencia

Ginecología y Obstetricia: La anticoncepción de emergencia

Ginecología y Obstetricia

Ginecología y Obstetricia ginecología y obstetricia Ginecología y Obstetricia: La anticoncepción de emergencia images 2
Ginecología y Obstetricia

Ginecología y Obstetricia. En un estudio observacional, transversal, prospectivo, descriptivo y abierto para conocer las actitudes y los conocimientos que sobre anticoncepción de emergencia tenían los médicos residentes del servicio de Ginecología y Obstetricia del ISSSTE. Se aplicó un cuestionario sobre anticoncepción de emergencia a todos los médicos de los cuatros grados (R1, R2, R3 y R4) que eran residentes de la especialidad de Ginecología y Obstetricia adscritos al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y que pertenecían al ciclo académico 2009-2010.

La distribución por grado fue de la siguiente manera: 25 residentes de primer año, 24 residentes de segundo año, 26 residentes de tercer año y 25 residentes de cuarto año; el total fue de 100 médicos residentes de la especialidad de Ginecología y Obstetricia .

Anticoncepción de emergencia

En contraste, el coeficiente alfa del conocimiento (0.56) indicó sólo una modesta consistencia interna; la frecuencia con que los médicos residentes prescribieron la anticoncepción de emergencia aumentó significativamente desde el primero hasta el cuarto año (χ2 [98] = 25.60, p < 0.001, análisis de Friedman). El porcentaje de médicos que prescribieron anticoncepción de emergencia se incrementó de 18 a 22%. Debe considerarse lo siguiente: durante el inicio de la residencia 10% de los médicos residentes que recetó la pastilla anticonceptiva de emergencia informó que la prescribió por lo menos una vez al mes, y conforme la promovieron en los años siguientes esta conducta se incrementó a 26%; el conocimiento acerca de las píldoras anticonceptivas de emergencia mejoró de manera significativa entre los médicos residentes, desde los médicos de primero hasta los de cuarto año (t [91] = 7.06, p < 0.001). Los médicos residentes pudieron responder correctamente a una media de 1.25 preguntas más, 4.29 frente al 3.00 que obtuvieron al inicio de la especialidad. El porcentaje de participantes que tenían conocimientos adecuados también aumentó significativamente. A medida que progresaban en los años de especialidad, los médicos residentes conocían más sobre el tiempo, el modo de acción y la eficacia de las píldoras anticonceptivas de emergencia. 

Ginecología y Obstetricia.

Cáncer cervical

Cáncer cervical

Cáncer cervical cáncer cervical Cáncer cervical images 6
Cáncer cervical

En muchos de los casos el VPH puede llegar a convertirse en Cáncer cervical, es por esto que es importante tener chequeos continuamente ya que el VPH es una enfermedad muy común en mujeres.

En la última década, los subtipos del VPH 16, 18, 31 y 35, han mostrado una estrecha relación como factor etiológico, transmitidos por vía sexual, ya que tienen éstos una elevada afinidad por el epitelio epidermoide de esta área.

La infección, depende directamente del estado inmunológico del huésped y del estado del sitio de la transmisión, se ha demostrado que en pacientes con inmunodeficiencia de células T son de alto riesgo para infectarse por vía genital con el VPH.

Los estudios, han sugerido que la infección con el VPH “va y viene”, se cree que una vez infectado el individuo nunca se libera del virus y, que el desarrollo de la neoplasia, está directamente asociada a los subtipos 16 y 18 de VPH. Estudios epidemiológicos utilizando el DNA del VPH, con métodos de hibridación para demostrar la presencia de marcadores del virus han demostrado que el virus tiene un papel determinante en la malignización del epitelio, esto muestra que la infección por VPH es altamente predictiva de las lesiones cervicales (displasia y carcinoma).

En el Instituto Nacional de Cancerología de México, se admiten al año 700 nuevos casos de cáncer cérvico-uterino o mejor conocido como Cáncer cervical, de éstos casi 80% son cánceres invasores y 21% es carcinoma epidermoide de alto grado. La necesidad de continuar las investigaciones sobre el papel del VPH es prioritaria en nuestro medio y, en el futuro posiblemente el desarrollo de una vacuna que sirva para erradicar y/o controlar los virus del papiloma humano. La mejor opción terapéutica del cáncer cérvicouterino en EC I y II, es la radioterapia, así como la cirugía. Los resultados de sobrevida y curación son similares y, en estos casos, la decisión terapéutica le corresponde al clínico.

Cáncer cervical

Ginecología y Obstetricia

Ginecología y Obstetricia

Ginecología y Obstetricia ginecología y obstetricia Ginecología y Obstetricia descarga 3
Ginecología y Obstetricia

Ginecología y Obstetricia. Estudio transversal, analítico, que comprende 222 defunciones maternas registradas en el hospital mencionado
del IMSS, entre 1985 y 2005. Se excluyeron los
casos de embarazadas fallecidas por causas no obstétricas.
Las fuentes de información fueron los expedientes
clínicos y los reportes de muerte materna elaborados
por el Comité Institucional Local de Estudios en Mortalidad
Materna.

Estos informes son el documento oficial que registra la información, el análisis y las conclusiones de identificación, antecedentes, causalidad,
circunstancias clínicas y operativas relacionadas con
cada caso de muerte materna. La información relativa
al número de nacidos vivos en dicho hospital durante
el tiempo estudiado se obtuvo del subsistema 10 de
información “Población y servicios”, que es la fuente
oficial respectiva de dicho hospital.

Ginecología en Guadalajara

Se analizaron las siguientes variables: diagnóstico
médico de la causa de muerte, origen obstétrico de la
muerte, previsibilidad, responsabilidad (profesional,
hospitalaria y de la paciente), edad, número de gestaciones,
atención prenatal, forma en que finalizó el
embarazo (cesárea, parto, producto in utero, embarazo
ectópico, aborto), servicio hospitalario donde ocurrió
el deceso y número de autopsias.
Las defunciones se analizaron en periodos de siete
años: 1985-1991, 1992-1998 y 1999-2005.
Se concideró atención prenatal a partir de cinco
consultas o más.

Las causas de la mortalidad materna se clasificaron y
codificaron con base en los criterios de las revisiones IX
y X de la Clasificación Internacional de Enfermedades
(CIE). La primera se utilizó para las defunciones maternas
acaecidas entre 1985 y 1997, y la segunda para
el lapso 1998- 2005; este cambio se debe a que en 1998
se estableció oficialmente en el IMSS la utilización de
la X Revisión de la CIE.

Ginecología y Obstetricia

Ginecología y Obstetricia

Ginecología y Obstetricia

Ginecología y Obstetricia ginecología y obstetricia Ginecología y Obstetricia descarga 1 300x154
Ginecología y Obstetricia

Los métodos anticonceptivos de emergencia. Un Estudio observacional, transversal, prospectivo, descriptivo y abierto para conocer las actitudes y los conocimientos que sobre la anticoncepción de emergencia que tenían los médicos residentes del servicio de Ginecología y Obstetricia del ISSSTE.

métodos anticonceptivos de emergencia

Se aplicó un cuestionario sobre métodos anticonceptivos de emergencia a todos los médicos de los cuatros grados (R1, R2, R3 y R4) que eran residentes de la especialidad de Ginecología y Obstetricia adscritos al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y que pertenecían al ciclo académico 2009-2010.

La distribución por grado fue de la siguiente manera: 25 residentes de primer año, 24 residentes de segundo año, 26 residentes de tercer año y 25 residentes de cuarto año; el total fue de 100 médicos residentes de la especialidad de Ginecología y Obstetricia. El Cuadro 2 muestra las 10 diferentes sedes hospitalarias a las que pertenecían los médicos residentes, Cuadro 1. Número de médicos residentes por grado académico Grado de residencia Número de residentes Primer año 25 Segundo año 24 Tercer año 26 Cuarto año 25 Revista de Especialidades Médico-Quirúrgicas Volumen 16, Núm. 4, octubre-diciembre, 2011 219 Conocimiento, actitud y percepción de los residentes de Ginecología y Obstetricia acerca de la anticoncepción de emergencia consistencia interna.

En contraste, el coeficiente alfa del conocimiento (0.56) indicó sólo una modesta consistencia interna; la frecuencia con que los médicos residentes prescribieron la anticoncepción de emergencia aumentó significativamente desde el primero hasta el cuarto año (χ2 [98] = 25.60, p < 0.001, análisis de Friedman). El porcentaje de médicos que prescribieron anticoncepción de emergencia se incrementó de 18 a 22%.

Debe considerarse lo siguiente: durante el inicio de la residencia 10% de los médicos residentes que recetó la pastilla anticonceptiva de emergencia informó que la prescribió por lo menos una vez al mes, y conforme la promovieron en los años siguientes esta conducta se incrementó a 26%; el conocimiento acerca de las píldoras anticonceptivas de emergencia mejoró de manera significativa entre los médicos residentes, desde los médicos de primero hasta los de cuarto año (t [91] = 7.06, p < 0.001). Los médicos residentes pudieron responder correctamente a una media de 1.25 preguntas más, 4.29 frente al 3.00 que obtuvieron al inicio de la especialidad. El porcentaje de participantes que tenían conocimientos adecuados también aumentó significativamente. A medida que progresaban en los años de especialidad, los médicos residentes conocían más sobre el tiempo, el modo de acción y la eficacia de las píldoras anticonceptivas de emergencia.

Ginecología y Obstetricia

Ginecología y el embarazo

Ginecología y el embarazo

Ginecología y el embarazo ginecología y el embarazo Ginecología y el embarazo cord  n umbilical 300x223
Ginecología y el embarazo

Ginecología y el embarazo. Las expectativas reproductivas están influenciadas por la cultura y la ideología, y difieren según el grupo social y el contexto histórico.

El papel que se les asigna a las mujeres en la sociedad está íntimamente relacionado con las expectativas reproductivas y varía dentro de una amplia gama que va desde el papel exclusivo de madre y cuidadora de los hijos hasta su desempeño pleno como trabajadora o profesional.

Porque aún no todas las personas pueden controlar su fecundidad. En la segunda mitad del siglo XX aparecieron y se desarrollaron los métodos anticonceptivos modernos, que son muy eficaces y seguros y que, por primera vez en la historia de la humanidad, permitieron llevar las expectativas reproductivas a la práctica.

Métodos anticonceptivos

En efecto, la anticoncepción moderna es la herramienta idónea para que las mujeres y las parejas puedan elegir el momento en que inician la reproducción, el número de hijos que van a tener y el espaciamiento entre los embarazos. En la Región se ha observado una tendencia constante al aumento del uso de métodos anticonceptivos.

Así, por ejemplo, en Bolivia (uno de los países con una prevalencia de uso más baja) la proporción de mujeres en edad fértil que utiliza anticoncepción ha aumentado del 30,3% en 1989 al 45,3% en 1994 y al 48,3% en 1998, y en Nicaragua del 49% en 1993 al 60,3% en 1998. En el otro extremo del espectro (países con frecuencias de uso elevadas), Colombia muestra un aumento del 72% en 1995 al 77% en 2000 y en México se observa una tendencia ascendente sin interrupciones: del 63,1% en 1992 al 66,5% en 1996 y al 70,8% en 2000.

Sin embargo, en la práctica, existen mujeres que no desean reproducirse pero siguen expuestas al “riesgo” de quedar embarazadas, por estar en edad reproductiva y llevar una vida sexual activa sin usar ningún método anticonceptivo o porque utilizan métodos “tradicionales” como el ritmo o el coito interrupto, de escasa eficacia para evitar el embarazo. Es por esto que es importante que a la hora de tener una vida sexual activa relacionemos la ginecología y el embarazo, ya que gracias a esta podemos controlar cuando reproducirnos y cuando no.

Ginecología y el embarazo

Embarazos no deseados

Embarazos no deseados

Embarazos no deseados embarazos no deseados Embarazos no deseados 20032012ppal int 443x300 300x203
Embarazos no deseados

La reproducción y su condición necesaria para un embarazo Guadalajara, el ejercicio de la sexualidad, deberían ser siempre actos deseados y planeados.

Lamentablemente, no es así. Prueba de ello son los embarazos no deseados, definidos como aquellos que ocurren en un momento poco favorable, inoportuno, o que se dan en una persona que ya no quiere reproducirse. ¿Por qué, en una época en la que, al menos en teoría, existen los medios para regular la fecundidad, las mujeres aún siguen teniendo este problema?.

Ginecólogas en Guadalajara

Porque las mujeres y las parejas de América Latina y el Caribe (ALC) desean menos hijos que los que naturalmente resultan del ejercicio de una vida sexual activa. Las encuestas de demografía y salud que se han llevado a cabo en la mayoría de los países de la Región en las últimas décadas muestran que, en promedio, el tamaño de la familia se ha reducido de manera importante en los últimos 30 años: de 6 hijos en 1960–1965 a 3,3 en el primer quinquenio de los años noventa. Sin embargo, el número de hijos que las mujeres desearían tener es todavía menor. Así, por ejemplo, en Bolivia, en 1998 el tamaño medio de la descendencia era de 4,2 hijos, mientras que el número medio de hijos que las mujeres mencionan como ideal era de 2,6. En Colombia, en el año 2000, el tamaño de la familia era en promedio de 2,6 hijos, mientras que el número deseado de hijos era, en promedio, de 2,3. Estos datos, de por sí ilustrativos, son medias nacionales que ocultan grandes diferencias según la edad, escolaridad y lugar de residencia. Por ejemplo, en México, en 1997 las mujeres de 15 a 19 años declararon que su nú- mero ideal de hijos era, en promedio, de 2,7, mientras que las del grupo de 45 a 49 años respondieron que era de 4; aquellas sin escolaridad dijeron que el número ideal era de 4,3 y las que tenían educación secundaria o superior aspiraban a 2,7. Finalmente, las de origen rural señalaron que su tamaño ideal de descendencia era de 3,8 y las de origen urbano, de 3. En todos los países donde se ha recogido este tipo de información se han observado tendencias similares. Este cambio refleja profundas y complejas transformaciones sociales y culturales a las que con Palabras clave: embarazos no deseados, aborto inseguro, mortalidad materna, anticonceptivos, planificación familiar, América Latina y Caribe.

Embarazos no deseados

Ginecólogas en Guadalajara

Ginecólogas en Guadalajara

Ginecólogas en Guadalajara ginecólogas en guadalajara Ginecólogas en Guadalajara ways your doctor can save you money 722x406 300x169
Ginecólogas en Guadalajara

El tratamiento y el comportamiento médico que realizan algunas Ginecólogas en Guadalajara en pacientes adolescentes jamás podrá limitarse a la solución de las alteraciones fisiológicas o morfológicas : nos llevará siempre a profundizar en sus problemas sicológicos, con un análisis diferente al requerido por la mujer adulta, puesto que no tratamos problemas o trastornos, sino personas, que llegarán o están pasando rápida y bruscamente a la mayor edad. Ello explica nuestro interés por la orientación moderna que estamos dando a nuestra especialidad, la más antigua de la humanidad .

Los problemas emocionales, sociales y morales que lleva consigo la maternidad a tan temprana edad, máxime cuando se trata de solteras y niñas sin apoyo, más los peligros de contagio y transmisión de enfermedades venéreasenfermedades de transmisión sexual,. producto de la promiscuidad, hacen aún más difícil el trabajo del médico tratante.

No es para nosotros un secreto la ignorancia familiar en lo que atañe a las alteraciones ginecológicas a esta edad, ni el encierro engañoso en el que se quiere ocultar y manejar un embarazo en los primeros años del despertar juvenil. Conocemos las limitaciones económicas de la mayoría de los Hospitales de todos los países, y por ello somos concientes del porqué, salvo algunas excepciones, no cuentan con servicios exclusivos para la atención ginecológica de estas pacientes. Reconocemos también la falta de preparación adecuada del cuerpo médico para afrontar con tino y responsabilidad el enfoque terapéutico y el saneamiento sicológico de infinidad de problemas que de no ser tratados, serán fuente de taras y coadyuvantes en la desmoralización de las costumbres. Con base en estas tres premisas, podremos estudiar los métodos de atención a la niña y a la adolescente, como también la necesidad y la manera de organizar poli el ínicas especializadas.

En conclusión, podemos ver que es importante acudir  a una clínica de ginecólogos a temprana edad, ya que con esto podemos ahorrarle a la pequeña paciente muchos problemas y resolverle muchas dudas que a esta edad pueden llegar a presentarse.

Ginecólogas en Guadalajara