Placenta

placenta

Desprendimiento de placenta

La placenta, que es el órgano que nutre al feto durante el embarazo, se separa de la pared uterina durante la gestación, cuando lo normal es que ocurra inmediatamente después del parto. Este desprendimiento puede ser completo o parcial.

Síntomas

Suele producir hemorragia, esto es, sangrado vaginal, más fuerte cuanto mayor es la cantidad de placenta que se separa del útero. También causa un dolor abdominal agudo y punzante, y, en los casos más graves, contracción del útero (se nota duro). No siempre existe sangrado, por tanto, la embarazada deberá consultar con su Ginecóloga(o) si advierte otros signos, como el dolor abdominal mencionado o cualquier alteración de los movimientos del feto.

Riesgos

El desprendimiento prematuro de la placenta provoca una disminución grave de la aportación de oxígeno y nutrientes al feto. También puede causar pérdidas de sangre importantes. Se trata de la primera causa de muerte fetal durante el tercer trimestre de gestación, pero si se diagnostica a tiempo, se puede mantener controlado al futuro bebé en todo momento mediante monitorización y ecografías. Esta complicación puede ser muy grave para la embarazada por lo que se recomienda asistir periódicamente a control prenatal.

Causas

Existen diversos trastornos que predisponen al desprendimiento prematuro de la placenta: hipertensión crónica, enfermedad cardiaca, diabetes, edad avanzada de la madre, embarazo múltiple y consumo habitual de alcohol, tabaco o cocaína. En casos excepcionales, el desprendimiento puede estar causado por un accidente o un traumatismo de la madre. Las probabilidades de que esta complicación se repita en otros embarazos aumentan en un diez por ciento, aproximadamente.

Tratamiento

Cuando el desprendimiento prematuro de placenta es moderado o parcial, la hemorragia se puede frenar con reposo absoluto y medicación adecuada. Su Ginecóloga en Guadalajara decidirá en qué casos es necesario controlar el ritmo cardiaco del feto, inducir el parto, o darse prisa y realizar una cesárea urgente para salvar al feto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Placenta

placenta

Desprendimiento de placenta

La placenta, que es el órgano que nutre al feto durante el embarazo, se separa de la pared uterina durante la gestación, cuando lo normal es que ocurra inmediatamente después del parto. Este desprendimiento puede ser completo o parcial.

Síntomas

Suele producir hemorragia, esto es, sangrado vaginal, más fuerte cuanto mayor es la cantidad de placenta que se separa del útero. También causa un dolor abdominal agudo y punzante, y, en los casos más graves, contracción del útero (se nota duro). No siempre existe sangrado, por tanto, la embarazada deberá consultar con su Ginecóloga(o) si advierte otros signos, como el dolor abdominal mencionado o cualquier alteración de los movimientos del feto.

Riesgos

El desprendimiento prematuro de la placenta provoca una disminución grave de la aportación de oxígeno y nutrientes al feto. También puede causar pérdidas de sangre importantes. Se trata de la primera causa de muerte fetal durante el tercer trimestre de gestación, pero si se diagnostica a tiempo, se puede mantener controlado al futuro bebé en todo momento mediante monitorización y ecografías. Esta complicación puede ser muy grave para la embarazada por lo que se recomienda asistir periódicamente a control prenatal.

Causas

Existen diversos trastornos que predisponen al desprendimiento prematuro de la placenta: hipertensión crónica, enfermedad cardiaca, diabetes, edad avanzada de la madre, embarazo múltiple y consumo habitual de alcohol, tabaco o cocaína. En casos excepcionales, el desprendimiento puede estar causado por un accidente o un traumatismo de la madre. Las probabilidades de que esta complicación se repita en otros embarazos aumentan en un diez por ciento, aproximadamente.

Tratamiento

Cuando el desprendimiento prematuro de placenta es moderado o parcial, la hemorragia se puede frenar con reposo absoluto y medicación adecuada. Su Ginecóloga en Guadalajara decidirá en qué casos es necesario controlar el ritmo cardiaco del feto, inducir el parto, o darse prisa y realizar una cesárea urgente para salvar al feto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *