Mitos

 

Mitos durante el embarazo

A lo largo de los siglos han ido surgiendo mitos,  consejos y creencias en torno al embarazo que no tienen base científica. Todas las madres los han oído alguna vez.

– La tristeza de la embarazada causa malformaciones en el corazón del feto.

Falso

Es verdad que el bienestar emocional de la madre contribuye positivamente en el desarrollo del feto, pero un estado de tristeza no provoca mal alguno en el corazón fetal.

– Fumar poco no es perjudicial.

Falso

Provoca bajo peso fetal, retardo en el crecimiento y parto prematuro, entre otras alteraciones.

– Cuando hay ardores es que el bebé tiene mucho pelo.

Falso

Los trastornos digestivos se deben al reflujo (subida) de una parte del contenido del estómago hacia el esófago. Los ácidos del estómago suelen producir irritación en el esófago.

– Se puede averiguar el sexo del niño por las manchas en la cara de la madre.

Falso

Es normal que la mujer tenga manchas amarillentas irregulares en la cara (se les llama paño facial) durante el embarazo. Están provocadas por la mayor sensibilidad de la piel al sol a causa de los cambios hormonales.

– Los días de luna llena hay más partos.

Falso

La astrología defiende esta teoría, pero la comunidad científica no ha encontrado pruebas de ello.

– La embarazada no debe mantener relaciones sexuales.

Falso

Salvo contraindicación de su Ginecóloga(o), se aconseja practicar el sexo con normalidad. No obstante, algunos Ginecólogos recomiendan evitar el coito durante las dos últimas semanas porque podría aumentar el riesgo de infección y de rotura de la bolsa amniótica.

– ¿Comer por dos?… No, comer para dos.

Falso

La futura mamá no tiene que comer mucho, sino llevar una dieta variada y equilibrada que pueda satisfacer las necesidades de vitaminas, minerales y proteínas que tiene en su estado, sin que se note en la báscula. Más que aumentar la cantidad, lo que conviene aumentar es la calidad.

– Algunas mujeres tienen poca leche o de mala calidad.

Falso

Salvo que la madre padezca algunas enfermedades raras, como el sida, la lactancia materna es el mejor alimento que puede recibir el niño durante los primeros meses de vida. Si mama en buena postura y no le dan biberones, el pecho de la madre fabricará toda la leche que necesita el niño. Todas las madres (salvo rarísimas excepciones) tienen suficiente cantidad de leche para alimentar a su hijo, y siempre es de buena calidad.

– Durante el puerperio está prohibido bañarse.

Falso

Hay que mantener una buena higiene para evitar infecciones. El baño no está prohibido, pero resulta más recomendable ducharse con agua tibia y jabón neutro.

– Las náuseas, el cansancio y la sensibilidad en los pechos son el preludio de un embarazo de riesgo o de un aborto.

Falso

Estos síntomas, propios del primer trimestre de gestación, se consideran normales y no suponen ningún peligro para el futuro niño ni predisponen para una enfermedad. El cualquier caso, la mujer debe informar de sus síntomas a su Ginecólogo en Guadalajara.

– Se puede conocer el sexo por la forma de la tripa.

Falso

Se suele decir que si la panza es puntiaguda, el feto será un varón, y si es redonda, que será niña. Pero esta creencia es totalmente falsa, ya que la forma de la panza depende sobre todo del tamaño del feto y de su posición.

– Sus movimientos se notan el segundo mes.

Falso

No es cierto que se puedan percibir a partir de los dos meses de gestación. Comienzan a sentirse entre la semana 16ª y la 18ª, dependiendo de si es el primer hijo o ha habido otros.

– Las manchas del bebé son antojos no satisfechos.

Falso

A menudo la futura madre siente un deseo irresistible de tomar un alimento en particular (pepinillos, galletas saladas…). Siempre que sea un producto sano no habrá ningún problema en satisfacer ese capricho cada vez que se presente. Pero si lo que le apetece es comer alimentos grasos a todas horas, debería poner algún freno a sus antojos. En caso de que por alguna razón no pueda satisfacer su deseo, no perjudicará a su hijo en absoluto. La idea de que los lunares o las manchas en la piel de algunos recién nacidos son antojos de la madre no satisfechos es falsa.

Edad para embarazarse

Edad para embarazarse en mujeres

Las mujeres pueden tener cualquier edad para embarazarse, pueden tener hijos a cualquier edad sin correr los peligros que comportaba la maternidad muy temprana o muy tardía en otras épocas. Pero en algunos periodos de su vida aumenta el riesgo de concebir hijos con alteraciones cromosómicas, como el síndrome de Down (que se produce por la presencia de tres cromosomas 21 en lugar de dos).

La edad ideal

Para disminuir el riesgo de engendrar hijos con problemas, los Ginecólogos recomiendan que lo ideal es que la mujer sea madre entre los 22 y los 30 años.

¿Qué ocurre cuando la madre es menor de 20 años?

Las mujeres muy jóvenes tienen un riesgo ligeramente superior de concebir un hijo con síndrome de Down o con otros defectos congénitos, entre ellos, la gastrosquisis, una alteración que consiste en que el bebé nace con una rotura de la pared del abdomen.

¿Y si es mayor de 35?

A partir de esta edad va aumentando progresivamente el riesgo de alteraciones en el número de los cromosomas del embrión. Esto, a su vez, hace que haya más posibilidades de sufrir abortos espontáneos y de tener bebés que padezcan síndrome de Down y con otras alteraciones cromosómicas.

¿Es preferible renunciar a la maternidad a partir de los 40 años?

Esta es una decisión que debe tomar la mujer junto con su pareja, tras haberse informado sobre los riesgos de alteraciones cromosómicas que conlleva el embarazo y las posibilidades que hoy existen de diagnosticar esas anomalías durante la gestación. También deben saber que existe la posibilidad legal de interrumpir el embarazo si el feto está afectado.

¿Podemos saber si el feto tiene alguna anomalía?

Existen varias técnicas para conocer si el feto sufre o no determinadas anomalías. Mediante la ecografía de alta resolución (que se realiza a todas las embarazadas entre las semanas 18ª y 20ª), se descubre una gran cantidad de malformaciones físicas del futuro bebé.

Con la amniocentesis y el análisis de vellosidades coriales se estudian los cromosomas del feto y se averigua si hay alteraciones, por ejemplo, tres cromosomas 21 en vez de dos. Estas pruebas solo se practican cuando existe un riesgo elevado de engendrar un bebé con alteraciones cromosómicas, por ejemplo, si la mujer es mayor de 35 años, por lo que se recomienda visitar a su Ginecólogo en Guadalajara.

Ultrasonidos

Diferentes tipos de Ultrasonidos

Las ecografías o ultrasonidos permiten que podamos “ver” al bebé antes de su nacimiento, un avance tecnológico que no existía hace unas décadas y que supone un importante logro en el cuidado prenatal. Los Ginecólogos en Guiadalajara emplean varios tipos de ecografías o ultrasonidos, en 2D, 3D y 4D, los cuales pasamos a comentar.

Gracias a la ecografía, sea del tipo que sea, los futuros papás pueden ver la imagen de su hijo antes de nacer, y los Ginecólogos pueden comprobar que todo está bien en el feto: el estado de la placenta, el líquido amniótico, el cuello uterino…

Las imágenes del bebé en una ecografía son sin duda emocionantes para los padres, que intentamos “descifrar” lo que nos muestran esas imágenes y buscar los primeros parecidos.

Y aunque las imágenes que nos muestran las ecografías pueden ser muy claras y con movimiento, aún no sabemos el tono de piel, de cabellos… e incluso en ocasiones las ecografías se pueden equivocar a la hora de determinar el sexo del bebé. Algo tiene que quedar para la sorpresa final.

De entre las distintas variantes de ecografías, algunas nos dejan una imagen más clara del bebé. Veamos qué tipos de ecografías son posibles, no sin antes señalar que ningún tipo de ecografía es peligrosa para el feto o la madre y pueden realizarse tantas veces como sea necesario durante el embarazo.

La ecografía en dos dimensiones, la más habitual (de momento) en nuestro entorno, es bidimensional y se muestra en un monitor tiempo real, aunque la imagen será borrosa si el feto se está moviendo. Por eso el doctor puede realizar varios intentos antes de captar una imagen adecuada para poder imprimir.

La ecografía transvaginal, que se realiza a través de la vagina y suele ser el primer ultrasonido que se emplea para detectar o confirmar el embarazo, suele ser en 2D. Las ecografías abdominales, las que se realizan sobre la barriga de la futura mamá, es más habitual que sean de los distintos tipos que comentamos a continuación.

Las ecografías en tres dimensiones permiten ver de forma más clara al bebé, otorgándole volumen. Este tipo de ecografía se utiliza en ginecología desde finales de los años 80 y principios de los 90, revolucionando el campo del diagnóstico por imagen, ya que ofrece una resolución y una nitidez asombrosa del feto frente a la ecografía convencional en dos dimensiones.

Las ecografías en cuatro dimensiones son lo último en tecnología y a pesar de su nombre futurista se trata de un vídeo de la ecografía del feto en el interior del vientre materno. Se trata de una ecografía en 3D pero grabada y vista a tiempo real. En la actualidad la ecografía 4D es la imagen de mejor calidad y la más real que se puede obtener del feto.

La píldora del día siguiente

La píldora

La píldora anticonceptiva de emergencia, conocida también como la píldora del día siguiente, píldora del día después o píldora Postday, hace referencia a un grupo reducido de anticonceptivos de emergencia femeninos orales formado por los medicamentos acetato de ulipristal, mifepristona y levonorgestrel a los que podría unirse meloxicam. Estos medicamentos se utilizan para prevenir los embarazos no deseados, entre ellos los embarazos adolescentes, desde las primeras horas y hasta los 3 días (72 horas) después de haber tenido relaciones sexuales sin protección. La eficacia en la reducción del riesgo de un embarazo de la píldora del día siguiente es, según la OMS, del 52 al 94 %, siendo más eficaz cuanto antes se tome después de la relación sexual.

La píldora del día siguiente es un método anticonceptivo de los denominados de emergencia. No debe ser utilizado de modo habitual, sino solo cuándo fallan otros medios. Tiene un probado efecto sobre la ovulación, retrasándola, lo que evita el embarazo en un porcentaje variable de casos, según el momento en que se administre.

Aunque es un método reconocido como seguro para la mujer por muchos Ginecólogos en Guadalajara, la píldora del día después sigue despertando controversias entre los Ginecólogos por sus posibles riesgos y su discutido efecto antiimplantatorio, que es el que lleva a sus detractores a catalogarla como abortiva.

La píldora del día después (píldora postcoital) forma parte de los denominados anticonceptivos de emergencia o de urgencia. Está indicada para disminuir el riesgo de embarazo cuando ha habido una relación sexual con penetración y se ha producido un fallo en el anticonceptivo habitual, por ejemplo, la rotura o la retención del preservativo, el olvido de alguna píldora contraceptiva, o un mal uso de cualquier otro método.

Los Miomas

Miomas

Los miomas son tumores benignos (no cancerosos) más comunes del tracto genital femenino. También son conocidos como fibromas, fibromiomas o leiomiomas.

Se desarrollan en la pared muscular del útero. Aunque no siempre producen síntomas, su tamaño y localización pueden causar problemas en algunas mujeres, como por ejemplo sangrado ginecológico y dolor en el bajo vientre.

Los Ginecólogos en Guadalajara desconocen las causas exactas de la aparición de los miomas, no están todavía bien establecidas, los Ginecólogos creen que se deban tanto a una predisposición genética como a una mayor sensibilidad a la estimulación hormonal (principalmente estrógeno). Algunas mujeres que pueden tener esta predisposición, desarrollan factores que permiten que estos crezcan bajo la influencia de las hormonas femeninas. Esto explicaría por qué razón ciertos grupos étnicos y familiares son más propensos a tener miomas.

Los miomas varían mucho en tamaño. En algunos casos pueden provocar un crecimiento acentuado del útero, simulando una gravidez de hasta 5 o 6 meses. En la mayoría de los casos los miomas son múltiples.

Los miomas pueden localizarse en diversas partes del útero. Existen, básicamente, cuatro tipos de mioma:

Miomas

1 – Subserosos: Aparecen y se desarrollan bajo la capa (serosa) externa del útero y se extienden a través de ésta, dando al útero una apariencia nodular. Típicamente no afectan el flujo menstrual, pero pueden causar dolores en el bajo vientre, en la región lumbar y sensación de presión en el abdomen. Suelen desarrollar un cabillo o pedículo, haciéndolos difíciles de distinguir de un tumor ovárico en la ultrasonografía.

2 – Intramurales: Se desarrollan en la pared del útero y se extienden hacia adentro, aumentando el tamaño del útero. Son el tipo más común de mioma. Pueden causar sangrado menstrual intenso y dolores en el bajo vientre y en la región lumbar y/o sensación de presión generalizada en el bajo vientre, de que se quejan muchas mujeres.

3 – Submucosos: Se encuentran justo bajo el revestimiento interno del útero (endometrio). A pesar de que son el tipo menos común de mioma, son los que más problemas suele causar. Incluso un pequeño mioma submucoso puede causar sangrado ginecológico masivo.

4- Pediculados: Son los miomas que inicialmente crecen como subserosos y se destacan parcialmente del útero, quedando ligados a éste apenas por una pequeña porción de tejido llamada pedículo. Se los puede confundir en la ultrasonografía con tumores ováricos.

La endometriosis

Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad producida por la presencia de endometrio (la capa que recubre la cavidad uterina) fuera del útero. La padece entre un 5 y 10% de la población femenina, aunque en muchas ocasiones no ha sido diagnosticado.

Las causas que la producen es aún una cuestión desconocida, aunque existen varias teorías entre los Ginecólogos, entre ellas la más conocida es la de la menstruación retrógrada, de manera que las células endometriales que se desprenden con la regla viajen por las trompas de Falopio hacia la pelvis donde se implantan.

Existen otras teorías como la diseminación a través de los vasos sanguíneos o linfáticos, o la transformación de células del peritoneo en células endometriales.

El principal síntoma de la endometriosis es el dolor con la regla, aunque en algunos casos el dolor se puede prolongar a lo largo del ciclo. También puede manifestarse con dolor con las relaciones o incluso problemas intestinales y urinarios si se afecta el recto o la vejiga de la orina en casos más severos.

Una de las grandes preocupaciones de las pacientes que padecen endometriosis es su asociación con la infertilidad. Con respecto a esta situación, los datos son contundentes: del 30 al 50% de las afectadas de endometriosis tendrán problemas de esterilidad y entre un 35 y un 50% de las mujeres infértiles son diagnosticadas de endometriosis.

Debido a la gran variedad de síntomas que puede presentar la enfermedad no siempre es fácil su diagnóstico y muchas veces pasa desapercibida, siendo diagnosticada tardíamente.

El tratamiento dependerá de la sintomatología, de la evolución del cuadro y del deseo o no de embarazo. Principalmente está orientado al control de los síntomas y sobretodo al alivio del dolor.

Los Ginecólogos en Guadalajara recomiendan el tratamiento quirúrgico cuando los quistes endometriósicos son de gran tamaño o el dolor limita seriamente la actividad diaria.

Cuidados durante el embarazo

 

Planificar el embarazo y cuidarse antes de quedar embarazada, es lo mejor que puede hacer la mujer por su salud y la de su futuro hijo. En el caso de que quiera hacerlo es conveniente que consulte con un Ginecólogo y así detectar posibles riesgos y adoptar medidas preventivas que ayudarán a que su embarazo se desarrolle de forma más saludable.

Consulta durante el embarazo: Esta consulta es fundamental antes de quedar embarazada sobre todo si padece alguna enfermedad crónica como diabetes, epilepsia, enfermedades cardíacas, de tiroides, etc. En estos casos se hace necesario un control más estrecho de su enfermedad así como ajustes del tratamiento. Determinados medicamentos no pueden tomarse durante el embarazo por ser perjudiciales para el desarrollo embrionario, de ahí la importancia de esta visita en la que su Ginecólogo adaptará el tratamiento a su nueva situación. Además la consulta ginecológica es de utilidad para:

• Valorar su estado de salud.

• Identificar factores de riesgo suyos o de su pareja que puedan complicar el embarazo.

• Aconsejarle estilos de vida saludables para que su hijo/a nazca sano.

• Detectar si ha estado expuesta a determinadas enfermedades infecciosas por ejemplo VIH, toxoplasmosis, hepatitis B, etc.

• Revisar su estado vacunal sobre todo frente a rubeola al tratarse de una enfermedad que en caso de contraerse en los primeros meses de embarazo puede provocar abortos y alteraciones importantes en su bebé. Su médico mediante una analítica de sangre sabrá si está protegida frente a la rubeola, en caso de no estar inmunizada es conveniente que se vacune antes de quedar embarazada y evitar el embarazo durante tres meses.

Determinadas malformaciones congénitas como la espina bífida y algunas enfermedades neurológicas en el recién nacido se pueden prevenir tomando diariamente un suplemento de ácido fólico. También para prevenir el retraso mental y la parálisis cerebral le recomendarán suplementos de yodo.

• Esta prevención será mucho más eficaz si empieza a tomarla antes de quedar embarazada. El ácido fólico lo tendrá que seguir tomando después de quedar embarazada al menos los tres primeros meses y el yodo durante todo el embarazo y lactancia.

• Es el mejor momento para adquirir hábitos de vida saludables, realizar ejercicio físico regular, tomar alimentos con menos grasas saturadas, evitar consumo de tabaco, alcohol y todo tipo de drogas. La exposición a determinados factores ambientales y laborales tanto en Ud. como en su pareja (radiaciones, productos químicos, etc.), pueden influir en la fertilidad y en caso de embarazo puede afectar al desarrollo de su bebé.

• Si en su trabajo existe alguno de estos riesgos consulte a su Ginecólogo que le informará sobre las medidas de prevención y la normativa laboral de protección que exista al respecto.