Contracción

 

Contracción durante el embarazo

La contracción durante el embarazo consisten en movimientos involuntarios e intermitentes de relajación y tensión de la fibra muscular uterina.

Esta actividad contráctil es constante a lo largo de toda la vida, pero durante el parto resulta especialmente importante porque, gracias a su acción, el cuello uterino se dilata y se borra para que el feto pueda salir. La hormona encargada de la contracción del útero es la oxitocina, que entra en acción al final del embarazo, y durante el parto y la lactancia. Por eso, en caso de que las contracciones sean débiles o inexistentes, la Ginecóloga(o) le suministra a la embarazada oxitocina por goteo, para acelerar o recuperar el ritmo idóneo y que el parto pueda progresar.

Cómo se perciben

La contracción comienza siendo muy suave, indolora y esporádica, pero, a partir del último trimestre, aumenta su frecuencia. A medida que se aproxima el momento del parto, son de mayor intensidad y más perceptibles. Se nota que el abdomen se endurece y después que el músculo se relaja de nuevo. Si son escasas e irregulares, no hay razón para alarmarse, pero cuando se producen a intervalos regulares, habrá que consultar con el médico inmediatamente, aun cuando esté lejana la fecha del parto. Las contracciones uterinas se mantienen durante el alumbramiento y también durante el puerperio, aunque ya de forma más suave. En esta última fase, favorecen la recuperación del útero y la vuelta a su tamaño normal.

Cómo distinguir las contracciones de parto

En primer lugar, conviene anotar el tiempo que transcurre entre una contracción y otra. Cuando el parto está próximo, se repiten cada cinco minutos aproximadamente, y este intervalo se acorta poco a poco. Su duración varía de 30 a 70 segundos (se contabiliza el tiempo que dura el endurecimiento del abdomen, no el dolor). Además hay que comprobar que no cesan con el reposo ni con un cambio de postura.

La contracción que no conduce al parto, llamada de Braxton Hicks, no son eficaces, y tienen un ritmo irregular. También pueden ser dolorosas. Se producen, sobre todo, a última hora del día o después de realizar esfuerzos físicos. En general, se detienen con el descanso o cambiando de posición, aunque es recomendable asistir a su Ginecóloga en Guadalajara para un chequeo.

Contracción

 

Contracción durante el embarazo

La contracción durante el embarazo consisten en movimientos involuntarios e intermitentes de relajación y tensión de la fibra muscular uterina.

Esta actividad contráctil es constante a lo largo de toda la vida, pero durante el parto resulta especialmente importante porque, gracias a su acción, el cuello uterino se dilata y se borra para que el feto pueda salir. La hormona encargada de la contracción del útero es la oxitocina, que entra en acción al final del embarazo, y durante el parto y la lactancia. Por eso, en caso de que las contracciones sean débiles o inexistentes, la Ginecóloga(o) le suministra a la embarazada oxitocina por goteo, para acelerar o recuperar el ritmo idóneo y que el parto pueda progresar.

Cómo se perciben

La contracción comienza siendo muy suave, indolora y esporádica, pero, a partir del último trimestre, aumenta su frecuencia. A medida que se aproxima el momento del parto, son de mayor intensidad y más perceptibles. Se nota que el abdomen se endurece y después que el músculo se relaja de nuevo. Si son escasas e irregulares, no hay razón para alarmarse, pero cuando se producen a intervalos regulares, habrá que consultar con el médico inmediatamente, aun cuando esté lejana la fecha del parto. Las contracciones uterinas se mantienen durante el alumbramiento y también durante el puerperio, aunque ya de forma más suave. En esta última fase, favorecen la recuperación del útero y la vuelta a su tamaño normal.

Cómo distinguir las contracciones de parto

En primer lugar, conviene anotar el tiempo que transcurre entre una contracción y otra. Cuando el parto está próximo, se repiten cada cinco minutos aproximadamente, y este intervalo se acorta poco a poco. Su duración varía de 30 a 70 segundos (se contabiliza el tiempo que dura el endurecimiento del abdomen, no el dolor). Además hay que comprobar que no cesan con el reposo ni con un cambio de postura.

La contracción que no conduce al parto, llamada de Braxton Hicks, no son eficaces, y tienen un ritmo irregular. También pueden ser dolorosas. Se producen, sobre todo, a última hora del día o después de realizar esfuerzos físicos. En general, se detienen con el descanso o cambiando de posición, aunque es recomendable asistir a su Ginecóloga en Guadalajara para un chequeo.

Cesárea de emergencia

Cesárea de emergencia en el embarazo

La cesárea de emergencia ocurre cuando la madre está dando a luz de manera natural y surge una complicación. En estos casos, la cesárea no es planificada y es efectuada como una decisión del médico en una situación crítica para salvar la vida del bebé y conservar el bienestar de la madre.

Si vas a tener un bebé, los Ginecólogos en Guadalajara recomiendan decidir antes de que llegue el momento del parto, cómo quieres traerlo al mundo. Pero incluso si se opta por un parto natural, y por lo tanto excluyes una intervención quirúrgica, puede ocurrir durante el parto que se necesite una cesárea a modo de emergencia.

Las causas más comunes por las que se practica son: prolapso (salida) del cordón umbilical, desprendimiento de la placenta con hemorragia, sufrimiento fetal agudo, detección en ese momento de una desproporción entre la pelvis materna y la cabeza fetal, y parto de nalgas que no evoluciona bien.

En ocasiones la fase de contracciones transcurre con total normalidad y nada hace presagiar la necesidad de una cesárea. No hay que pensar que esas contracciones fueron inútiles, al contrario: ayudaron a estimular el funcionamiento de los distintos órganos del bebé.

Por ser inesperada, una cesárea urgente tiene un impacto emocional mayor.

Cómo debe prepararse:

El tipo de anestesia es una decisión que toma su Ginecóloga(o) después de valorar las circunstancias de la embarazada y de su hijo.

– Si le habían puesto analgesia epidural, lo lógico es que se aproveche ésta aumentando la dosis. La madre puede ver a su hijo en el momento de nacer.

– Si van a aplicarle anestesia general, la mujer permanece en ayunas para evitar el riesgo de una aspiración del contenido gástrico hacia el pulmón. Minutos antes de la operación, se vacía su vejiga mediante una sonda y se le pone una vía en la vena del brazo para introducir suero y fármacos.

– Le pedirán que se desprenda de sus joyas y objetos metálicos y que retire el esmalte de las uñas.

Depresión

Depresión durante el embarazo

La Depresión es un trastorno del estado de ánimo, que se manifiesta con una tristeza profunda inmotivada, sentimientos de culpa y ansiedad. También suele producir algunos síntomas físicos y una inhibición de la actividad social.

Causas

Durante la gestación se consideran normales los sentimientos contradictorios, los altibajos en el estado de ánimo de la futura madre debidos a la revolución hormonal, es decir, a los mayores niveles de progesterona, gonadotropina coriónica, prolactina y estrógenos.

Intervienen también factores emocionales: euforia ante la llegada del bebé, temor al cambio, miedo, angustia por la nueva responsabilidad, inseguridad y dudas. Es posible también que el cambio físico que experimenta su cuerpo le provoque cierto rechazo. Estos sentimientos son muy necesarios porque contribuyen a tomar conciencia plena de la maternidad.

Síntomas

Tristeza, sentimiento de culpa, falta de concentración, imposibilidad absoluta de sentir placer.

Tratamiento

Lo más importante para superar los sentimientos negativos es compartirlos con su Ginecóloga en Guadalajara. Su opinión será una ayuda valiosa para despejar dudas y alejar temores. Durante esta etapa, la futura madre necesita comprensión por parte de quienes la rodean y una excelente comunicación con la pareja.

Se desaconsejan las sustancias estimulantes, como el té, el café o los refrescos de cola, que agravan el estado de la embarazada y perjudican al futuro bebé. En algunos casos, el médico puede prescribir un tratamiento.

Depresión posparto

En las horas que siguen al parto, el estado de euforia de la madre puede convertirse en agobio, preocupación y tristeza. Este cambio se debe a dos causas: por un lado, al expulsar la placenta, el nivel de hormonas baja bruscamente y el organismo materno necesita un tiempo para recuperar la normalidad. Además, la mujer debe adaptarse a su papel de madre.

La ayuda familiar es primordial para que la mujer pueda disfrutar de un tiempo de descanso diario y superar su melancolía o, en algunos casos, su depresión posparto.

Estrias

Estrías durante el embarazo

Las estrías aparecen por lo regular en el abdomen como consecuencia del estiramiento de la piel durante el embarazo. Cuando la piel se estira, las fibras con menor elasticidad se rompen y dejan una pequeña cicatriz, una especie de línea hundida. Es más común que aparezcan a finales del embarazo, cuando tu pancita se expande rápidamente para acomodar a tu bebé en crecimiento.

Causas

Se producen a causa de la rotura de las fibras de elastina de la dermis, debida, sobre todo, al aumento de volumen. También influye de manera determinante la predisposición genética y la elasticidad natural de la epidermis. Son más propensas a romperse las pieles claras y secas.

Síntomas

Al principio, estas líneas suelen presentar un tono rosáceo que poco después deriva en rojizo para quedarse finalmente blanquecinas. Aunque no producen dolor, a veces provocan sensación de ardor o picor.

Tratamiento

El tratamiento definitivo para eliminar las estrías pasa por la cirugía estética, pero existen otras soluciones para atenuarlas o evitar su aparición. Excepcionalmente, algunas desaparecen después del parto de modo espontáneo.

Desde el mismo momento en que se confirma el embarazo, la mujer debe empezar a aplicarse, mañana y noche, una crema específica que nutra la piel y la mantenga elástica y flexible. En el mercado se encuentra un sinfín de cremas antiestrías. No obstante, son igualmente válidos otros aceites corporales y cremas hidratantes, siempre que se empleen con constancia.

El producto debe extenderse en la tripa, las caderas, los muslos y el pecho (excepto la areola y el pezón), realizando masajes circulares para que la piel lo absorba plenamente.

Tu Ginecóloga en Guadalajara te recomienda estimular la piel, antes de aplicar la crema, con un tratamiento a base de pequeños y suaves pellizcos que tienen un efecto muy relajante, activan la circulación en la zona y favorecen la elasticidad. El tratamiento debe continuar incluso después del parto, ya que es ahora cuando los músculos y la piel comienzan a recuperar su estado habitual.

Estrias

Estrías durante el embarazo

Las estrías aparecen por lo regular en el abdomen como consecuencia del estiramiento de la piel durante el embarazo. Cuando la piel se estira, las fibras con menor elasticidad se rompen y dejan una pequeña cicatriz, una especie de línea hundida. Es más común que aparezcan a finales del embarazo, cuando tu pancita se expande rápidamente para acomodar a tu bebé en crecimiento.

Causas

Se producen a causa de la rotura de las fibras de elastina de la dermis, debida, sobre todo, al aumento de volumen. También influye de manera determinante la predisposición genética y la elasticidad natural de la epidermis. Son más propensas a romperse las pieles claras y secas.

Síntomas

Al principio, estas líneas suelen presentar un tono rosáceo que poco después deriva en rojizo para quedarse finalmente blanquecinas. Aunque no producen dolor, a veces provocan sensación de ardor o picor.

Tratamiento

El tratamiento definitivo para eliminar las estrías pasa por la cirugía estética, pero existen otras soluciones para atenuarlas o evitar su aparición. Excepcionalmente, algunas desaparecen después del parto de modo espontáneo.

Desde el mismo momento en que se confirma el embarazo, la mujer debe empezar a aplicarse, mañana y noche, una crema específica que nutra la piel y la mantenga elástica y flexible. En el mercado se encuentra un sinfín de cremas antiestrías. No obstante, son igualmente válidos otros aceites corporales y cremas hidratantes, siempre que se empleen con constancia.

El producto debe extenderse en la tripa, las caderas, los muslos y el pecho (excepto la areola y el pezón), realizando masajes circulares para que la piel lo absorba plenamente.

Tu Ginecóloga en Guadalajara te recomienda estimular la piel, antes de aplicar la crema, con un tratamiento a base de pequeños y suaves pellizcos que tienen un efecto muy relajante, activan la circulación en la zona y favorecen la elasticidad. El tratamiento debe continuar incluso después del parto, ya que es ahora cuando los músculos y la piel comienzan a recuperar su estado habitual.

Yoga Prenatal

Yoga Prenatal: Alivio natural para los dolores de parto mediante la respiración.

Uno de los mayores temores de una madre es el proceso de parto, las contracciones, el dolor y la preocupación sobre el bienestar del bebé. Sin embargo, hay ciertas estrategias que usted puede llevar a cabo para encontrar una sensación de paz durante el proceso de parto, de forma tal que pueda lidiar con los dolores.

¿Qué técnicas pueden aplicarse en el proceso de parto?

Respirar profundo

La respiración es una herramienta poderosa de la meditación, ideal para hacer frente a los altibajos del embarazo y a las situaciones de estrés. Para perfeccionarla, es recomendable que trate de hacerla al menos 5 minutos durante todos los días, de tal modo que usted haga de esta técnica un ritual y pueda dominarla poco a poco.

Para practicar, debe colocarse en una posición cómoda e inhalar y exhalar profundamente. Hágalo durante al menos 5 minutos, realizando una pausa después de inhalar y exhalar. Recuerde que en el momento del parto es importante que la exhalación sea más prolongada que la inhalación, ya que favorecerá el alivio del dolor.

Mantras

Al practicar yoga prenatal, usted tendrá la posibilidad de conocer los mantras, los cuales son sílabas o grupos de sílabas sin un significado literal específico. Esta técnica parte del principio que los sonidos general vibraciones, las cuales generan energías. Por tanto, cuando hablamos de algo o creemos en algo, esto afectará nuestra consciencia, nuestro sistema nervioso y, por lo tanto, nuestro modo de ser.

Al practicar yoga prenatal, usted aprenderá a educar sus pensamientos para llenarse de energías positivas, lo cual es muy útil para sobrellevar los dolores de parto.

Visualización

Se cree que mediante las visualizaciones se puede disminuir la intensidad del dolor, por lo cual puede ser una gran herramienta para aliviar los dolores de parto de manera natural.

A través de esta técnica, cada dolor causado por las contracciones debe ser afrontado mediante una imagen visual, como una ola, el viento del océano, las flores movidas por la brisa en la pradera. El uso de la respiración profunda y la visualización usted podrá reducir los dolores de parto de manera natural debido a la relajación de los músculos, por lo que los Ginecólogos en Guadalajara lo recomiendan.

Yoga Prenatal

Yoga Prenatal: Alivio natural para los dolores de parto mediante la respiración.

Uno de los mayores temores de una madre es el proceso de parto, las contracciones, el dolor y la preocupación sobre el bienestar del bebé. Sin embargo, hay ciertas estrategias que usted puede llevar a cabo para encontrar una sensación de paz durante el proceso de parto, de forma tal que pueda lidiar con los dolores.

¿Qué técnicas pueden aplicarse en el proceso de parto?

Respirar profundo

La respiración es una herramienta poderosa de la meditación, ideal para hacer frente a los altibajos del embarazo y a las situaciones de estrés. Para perfeccionarla, es recomendable que trate de hacerla al menos 5 minutos durante todos los días, de tal modo que usted haga de esta técnica un ritual y pueda dominarla poco a poco.

Para practicar, debe colocarse en una posición cómoda e inhalar y exhalar profundamente. Hágalo durante al menos 5 minutos, realizando una pausa después de inhalar y exhalar. Recuerde que en el momento del parto es importante que la exhalación sea más prolongada que la inhalación, ya que favorecerá el alivio del dolor.

Mantras

Al practicar yoga prenatal, usted tendrá la posibilidad de conocer los mantras, los cuales son sílabas o grupos de sílabas sin un significado literal específico. Esta técnica parte del principio que los sonidos general vibraciones, las cuales generan energías. Por tanto, cuando hablamos de algo o creemos en algo, esto afectará nuestra consciencia, nuestro sistema nervioso y, por lo tanto, nuestro modo de ser.

Al practicar yoga prenatal, usted aprenderá a educar sus pensamientos para llenarse de energías positivas, lo cual es muy útil para sobrellevar los dolores de parto.

Visualización

Se cree que mediante las visualizaciones se puede disminuir la intensidad del dolor, por lo cual puede ser una gran herramienta para aliviar los dolores de parto de manera natural.

A través de esta técnica, cada dolor causado por las contracciones debe ser afrontado mediante una imagen visual, como una ola, el viento del océano, las flores movidas por la brisa en la pradera. El uso de la respiración profunda y la visualización usted podrá reducir los dolores de parto de manera natural debido a la relajación de los músculos, por lo que los Ginecólogos en Guadalajara lo recomiendan.

Fatiga

Fatiga durante el embarazo

La fatiga es muy común en los primeros tres meses y tiende a regresar al final del embarazo. Algunas mujeres se sienten cansadas durante todo el embarazo. Otras casi nunca disminuyen su ritmo en lo más mínimo.

Causas

Debido a los cambios hormonales, es absolutamente normal tener sensación de cansancio, sobre todo durante el tercer y cuarto mes de embarazo y en las semanas previas al parto. Pero cuando el cansancio es muy acusado, puede deberse a una carencia nutritiva que hay que detectar. Las deficiencias de hierro, vitaminas B5, H y ácido fólico son las más comunes, y suelen acompañarse de otros trastornos, además de fatiga. Otras causas habituales de cansancio son la tensión baja y el exceso de trabajo, sea físico o intelectual.

Síntomas

La futura madre se encuentra agotada, está irritable, tiene leves dificultades respiratorias, falta de entusiasmo y de energía, le cuesta concentrarse y se muestra muy sensible. En casos extremos, si la fatiga no se trata y se prolonga, acaba produciendo depresión y debilitamiento físico. Es importante combatirla a tiempo.

Tratamiento

La mejor terapia contra la fatiga consiste en alimentarse bien y tener horarios de comidas regulares. La dieta variada y equilibrada puede asegurar la aportación necesaria de vitaminas y minerales. También es beneficioso realizar algún tipo de ejercicio físico suave, por ejemplo, pasear, nadar, practicar yoga para embarazadas y los ejercicios de relajación y respiración que se enseñan en los cursos de educación maternal (los deportes violentos o de competición están contraindicados durante el embarazo). Además, la futura madre debe evitar cualquier tarea que implique un exceso de esfuerzo físico o mental y reducir el ritmo de trabajo en las últimas semanas de gestación. Si su Ginecóloga(o) lo considera necesario, le recetará un suplemento de hierro o de otro tipo. En algunos casos, recomienda un complejo vitamínico ya antes del embarazo.

En estos meses los Ginecólogos en Guadalajara recomiendan no abusar de las bebidas estimulantes (café, té, refrescos de cola) porque pueden dañar al bebé.

Hemorroides

Hemorroides durante el embarazo

Las hemorroides son venitas que se han inflamado de una manera poco usual en la zona rectal. Éstas por lo general varían entre el tamaño de una pasa de uva y el tamaño de una uva. Pueden producir una simple comezón o ser muy dolorosas y en algunas ocasiones pueden incluso provocar hemorragia rectal, especialmente al ir al baño.

Las hemorroides son bastante comunes durante el embarazo, especialmente durante el tercer trimestre. Algunas mujeres las tienen por primera vez cuando están embarazadas, y en caso de que hayas tenido hemorroides antes del embarazo, es muy probable que ahora te vuelvan a salir. También pueden aparecer durante la segunda etapa del parto, mientras estás pujando. Según los Ginecólogos en Guadalajara, es un padecimiento del que comúnmente se quejan las mujeres tras el parto.

Síntomas

Producen un sangrado moderado, de color rojo brillante, y secreciones mucosas, aunque a veces desencadenan hemorragias tan abundantes que llegan a causar anemia. También provocan molestias, escozor e incluso dolor. Las hemorroides externas pueden palparse en el ano.

Causas

Suelen aparecer durante la gestación, sobre todo en las últimas semanas, debido a que la circulación sanguínea es más lenta y dificultosa y todos los tejidos de la pelvis están dilatados. Otros factores que favorecen la aparición de hemorroides son: predisposición genética (si otros familiares las han tenido), estreñimiento, diarrea, sedentarismo y ciertos hábitos dietéticos, como el consumo de alcohol o de platos muy condimentados. Se consideran enfermedad cuando provocan sangrados abundantes, dolor o ardor anal, y si se produce un prolapso, esto es, el descenso de una porción distal del recto hacia el exterior.

Tratamiento

Depende de su gravedad y de los síntomas que produzcan. Su Ginecóloga(o) seguirá su evolución y, en algunos casos, practicará algunas pruebas que le permitan descartar otras patologías. En general, suele recomendar aplicar una crema que sea segura durante el embarazo, y mantener una dieta rica en fibra. La embarazada debe evitar el consumo de alcohol (que además puede producir malformaciones congénitas) y las comidas muy sazonadas. Lavarse después de hacer deposiciones y evitar rascarse las hemorroides ayuda a prevenir infecciones. Conviene darse baños de asiento con agua fría varias veces al día: disminuyen el tamaño de las hemorroides y alivian notablemente las molestias. En los casos más severos, pueden tratarse con cirugía. Para prevenir su aparición conviene evitar el estreñimiento manteniendo unos hábitos alimentarios correctos.